Un poco de historia: la primera vez que apareció el término fue en 1976 y relacionado con Wurman, arquitecto de profesión, que en la Conferencia Anual del Instituto Americano de Arquitectos, le correspondió ser el máximo dirigente y tituló el tema de la conferencia  con el nombre de “Arquitecto de la información”. En aquél momento pasó inadvertido durante unos 20 años, hasta que con el impulso de Internet,  los usos comerciales se hicieron eco de este concepto.

Su labor: Se encarga principalmente de clasificar, describir y estructurar la información con el fin de que ésta sea más fácilmente recuperable, manejable y comprensible de cara al usuario. Una definición más formal diría que un arquitecto de la información es aquél que: “crea un mapa de información que permite al usuario encontrar su vía personal hacia el conocimiento”. Añadiendo más aspectos, diríamos que se encarga de determinar el contenido y la funcionalidad del sitio web, indicar qué tipo o sistema de organización tiene, la navegación de qué tipo es y se anticipa a los posibles cambios tanto de la red como de posible crecimiento, indicando el camino a seguir, planificando.

¿Qué perfil tiene? Los profesionales de la información tienen un perfil muy diverso. En este caso, suelen predominar profesionales relacionados con el desarrollo web y que proceden de diversas disciplinas como: Ciencias de la Documentación, Psicología, Periodismo, Informática, Historia del arte. Suelen haberse formado como complemento a sus estudios universitarios y aúnan conocimientos en redes sociales, lenguajes de programación y sobre todo, mucho interés en lo referente al tratamiento y gestión de los contenidos en el ámbito de la web.

Y tú ¿porqué no te haces arquitecto de la información? Con Internet, cada día se abren nuevas líneas de trabajo ¿A qué estás esperando?